Bífidas
La mitad secreta del mundo

___________________

 

Bífidas. La mitad secreta del mundo, una antología de poesía femenina en la Patagonia, es una antigua idea personal que ahora comienza a concretarse. De alguna manera, es también una deuda que el mundo editorial tiene con la tradición poética femenina. Ya en 2000 comencé mi proyecto “La mitad secreta del mundo”, inspirado en un poema de Diana Bellessi. Su fue un recital de poetas mujeres que se hiciera en la sede Trelew de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, como resultado de la iniciativa de Marcelo Eckhardt, entonces secretario de Extensión de dicha sede. Recuerdo que en ese recital aludí al Nushú, ese lenguaje chino milenario, elaborado y practicado durante siglos por las mujeres de ese país, excluidas de toda educación formal. Estas mujeres, lo practicaban, secretamente, a modo de hermanas juradas, y su escritura era en verso. También mencioné a Lola Kiepja, la mujer chamán de la etnia selknam, que tuvo que apropiarse de la voz y el oficio del varón, por ser la última descendientes de su raza. Ella es hoy, aún, y creo lo seguirá siendo, parte esencial de una poderosa tradición -consciente o inconsciente- para las poetas que escriben y escribirán en la Patagonia. Junto a esta breve presentación para El Extremo Sur, se incluye una selección de textos de algunas de las autoras incluidas en la antología.

 

Está en preparación una obra que reúne la obra de las poetas actuales de la patagonia en versión bilingüe. Su autora describe las características del proyecto y reflexiona sobre la escritura femenina en las crueles provincias.

Mujeres que escriben al sur

La mitad secreta del mundo

María Silvina Ocampo ha dicho que “los escritores no tenemos que matar a nuestros padres, los tenemos que parir”. Y las poetas, en particular, a nuestras madres. Esto no quiere decir que no tengamos tradición, sino que cada una deberá re-significarla en su propia obra. 
La tradición que nos precede está compuesta, básicamente, de problemas. En ella entran Lola Kiejpa y su poesía por apropiación, las mujeres de los inmigrantes, sus diarios íntimos, memorias, cartas, y en muchos casos anécdotas orales; las bandoleras, las fortineras y las putas.

por Claudia Sastre

Por lo que sabemos, también la tradición nacional es algo que genera texto en nuestras poetas: Pizarnik, Thenon, Orozco, Alfonsina Storni, pero también, el rock, la cumbia, el pop, el tango y el folklore, los poetas láricos y muchas otras vertientes que, de algún modo marcan la escritura de las poetas.
Marcelo Eckhardt asegura que “es complicado definir a la Literatura Patagónica, por fuera de lo regionalista". Eso sólo sería posible si "podría definirse la pertenencia a la cultura patagónica no por la tosca identidad sino por la sutil diferencia."
Las obras que están incluidas en esta antología podrían pensarse como diálogos actuales. Las autoras dialogan entre sí y con la tradición que las precede, al tiempo que dialogan con la literatura nacional y con la literatura masculina. El modo de hacer más fructífero este diálogo será nucleando las imágenes alrededor de ciertos topos, que sin ser exclusivos o excluyentes,  nos permitirán organizar lo mínimo e indispensable el análisis. Muchos de esos topos, advertirá el lector precavido, son típicos de la poesía de mujeres, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo, en toda lengua; otros, en cambio, se moverán alrededor de cuestiones propias de la Patagonia, muchas veces, propias de nuestro campo literario.
Los topos tradicionales de la poesía femenina los encontraremos alrededor del cuerpo, jardín, naturaleza, espejo, sangre, animal, nieve, noche,  infancia, núcleos de recurrencia o de insistencia. Los topos que son más recurrentes en las poetas mujeres en la Patagonia son desierto, barda, desaparición, viento, etc.,  siempre quieren decir más de lo que dicen, son semas densos, cargados de valoraciones, rechazados por algunos, aceptados por otros, nunca indiferentes ni neutros.
A nivel de estéticas es imposible clasificar en "movimientos". No los hay: hay cercanías, afinidades, pero nada formal o programático. Así podemos ver a cierta autora más cerca del barroco y a otra más cerca del coloquialismo, o del pop de los noventa, esto le aporta al campo literario patagónico un toque de eclecticismo, típico de las literaturas de fronteras, un alto grado de mestizaje, que en algunas provincias, como Neuquén, en mayor medida, Chubut y Río Negro en menor grado, se explican a través de fenómenos sociales como las grandes migraciones internas y la formación de grandes cordones urbanos y suburbanos.  
Otra de las características de este corpus es que se aparta bruscamente de la poesía regionalista. Me interesa delimitar aquí las profundas diferencias estéticas entre esa poesía regionalista y la que yo creo, supera esta clasificación.
Atribuir esa distancia a una diferencia generacional sería banalizar el problema. Estoy convencida que la diferencia es ideológica, aclarando que en lo personal pienso que no hay diferencias estéticas que no se basen en diferencias éticas, modos políticos de insertarse en un campo literario complejo.
Tras presentarlo al Fondo Nacional de las Artes sin mayor suerte, el proyecto vuelve a renacer ahora, bajo una mirada más cooperativista e independiente, con un grupo de compañeras y compañeros.
Se reúnen aquí poetas con una extensa trayectoria y otras que permanecen inéditas o han editado en pequeñas ediciones artesanales; donde lo que se privilegia es el coro variado, y hasta variadísimo, de voces y de estilos poéticos, donde pese a su polifonía, es posible leer una tradición. Su elaboración trasciende a las antologías típicas, por ser una antología con traducción bilingüe, que no es un tema menor en nuestra literatura, donde las lenguas atraviesan su génesis y su devenir, desde las poetas y escritoras en lenguas extranjeras como Eluned Morgan, Ella Brunswig, pasando por Lola Kiepja, hasta la contemporánea Liliana Ancalao. Trasciende además a las antologías típicas porque implica un corte transversal en un momento histórico determinado. Más allá de que las poetas tengan edades diversas, todas han nacido o viven en la Patagonia. Es un recorte arbitrario como todos, pero intenta presentar un panorama diverso y aún cambiante. Un muestrario de voces, de timbres, de estilos, de resonancias, plenas de sentido.

 

Dos lenguas

El nombre provisional de esta antología es “Bífidas”, por la idea de presentar los textos en dos lenguas: castellano e inglés, y surge de un grupo que me une a Miguel Martínez, Maritza Kusanovic, Macky Corbalán, Liliana Campazzo, Iris Gimenez y Julio Leite, que enamorados de las bellas traducciones que la poeta y traductora Sandra Toro diera a conocer a través de las redes sociales, decidimos que era tiempo de hacer una antología de poetas mujeres en ambas lenguas.
El críterio que utilizamos fue el de la calidad, aunque no hubo grandes discusiones. Nos dimos cuenta de que iba a ser un trabajo muy extenso, pero que podíamos acotarlo
Cuando Leite nos informó que Editora Fueguina quería invertir en el proyecto empezamos a trabajar fuerte y a comunicarnos directamente con las autoras.
Esta antología será dedicada a Irma Cuña, a Lola Kiepja y Irma Hughes, como aquellas voces en que nosotras nos reconocemos, y que siguen sonando, actuales en las más jóvenes autoras, por ejemplo, está en la antología la nieta de Irma Hughes, Giovanna Recchia. Y la ilustración y arte de tapa estará a cargo de la exquisita artista fueguina Mónica Alvarado, que se ofreció a hacerlo ni bien se enteró del proyecto.
Auerbach dice que debe la existencia de su libro “Mímesis” a la falta de una gran biblioteca sobre la especialidad. Explica que las condiciones materiales de su obra se deben, en gran parte, a la ausencia de las condiciones materiales. Pienso quienes nos dedicamos a la investigación en literatura patagónica estamos en las mismas circunstancias de precariedad que Auerbach, somos excéntricos por condiciones materiales de “imposibilidad”. Eso hace que nuestra mirada, un tanto marginal y corrida de los centros de poder sea ideal para referirse a un tema tan polémico como la literatura escrita por mujeres. Pero la Patagonia cuenta con una poderosa tradición, que no puede ser ignorada.

.

 

Sobre este artículo

Publicado en Confines
N°30 Agosto de 2010

•Por Claudia Sastre
San Julián (Santa Cruz)

Especial para Confines - El extremo Sur

 

Agosto/Setiembre de 2010
2010 © Confines Arte y Cultura de la Patagonia| es una publicación de Editorial Revuelto Magallanes