Peces del desierto/

Directores: Luciana Mellado y Jorge Maldonado
Prensa y Difusión: Mónica Fabiana Baeza
Diseño y diagramación: Carolina Álvarez:
Dibujantes: Alejandra Ferrada. Agustín Huberty. Marisa Eylenstein. Nuria Bolzán. Romina Palma. Romina Santos. Claudio Barrientos.

Autores publicados: Anahí Lazzaroni  (Ushuaia), Liliana Campazzo (Viedma), Rubén Gómez (Comodoro), Claudia Sastre (Puerto San Julián, Oscar Castelo (Neuquén), Eliana Navarro (Bariloche), Silvia Mellado (Neuquén), Sergio Pravaz (Rawson), María Vidal (Caleta Olivia), Maritza Kusanovic (Río Gallegos), Claudio Barrientos (El Bolsón), Gonzalo Vera  (El Bolsón), Marcela Saracho (Bariloche), Marta Guerrero (Comodoro), Graciela Cros (Bariloche), Liliana Ancalao (Comodoro), Martín Pérez  (Puerto Madryn), Pablo Bellido (Comodoro), Tomas Watkins (Neuquén), Carlos Blasco (Plaza Huincul), Fernanda Maciorowski (Puerto Madryn), Nelly González (Puerto Madryn), Majó Abeijón (Comodoro Rivadavia), Melissa Benderski (Bariloche), Martín Colivoro (Comodoro), Jorge Curinao (Río Gallegos).

“La poesía marcha con distintos ritmos, con desiguales pasos, pero siempre quiere andar, como un animal que en el desierto busca el agua que el mismo lleva, amoroso o desesperado, en su vientre, en sus ojos”


 

 

El proyecto que dirigen Luciana Mellado y Jorge Maldonado reúne obras de poesía y plástica de autores del sur y sale a instalarlas en el espacio público más allá del formato libro

Los peces y la sed

Peces del desierto es el nombre del proyecto plástico y poético que dirigen Luciana Mellado y Jorge Maldonado.  A través de un revalorado formato de plaqueta y con una marcada presencia de textos y autores del sur de la Argentina, reivindican la participación concreta de la poesía y el arte en los espacios públicos. Ya publicaron cuatro números, todos con buena repercusión. Las presentaciones realizadas en Comodoro Rivadavia crecen en público;  y en breve las extenderán a otras ciudades de la Patagonia. Este artículo presenta fragmentos; voces y gestos de una entrevista exclusiva con sus directores con El Extremo Sur.

por Álvaro R. Urrutia

Esa riqueza abandonada

L.M: -Los poetas patagónicos construyen afiliaciones plurales y experimentan autonomías renovadas. Proponen itinerarios de sentidos múltiples y ricos, participan de comunidades semióticamente prolíficas, de una mundaneidad universal y regional a la vez. La heterogeneidad de voces y la profundidad y espesura de sus discursos poéticos, en cambio, no se traduce en la expansión o intromisión significativa en el espacio público. Por falta de oportunidades o de posibilidades, por inercia o por saturación de otros consumos lingüísticos y simbólicos, la poesía no ingresa ni fácil ni regularmente al mundo de las experiencias actuales. Además de todo esto, los libros son caros y poca gente puede adquirirlos. Entonces, se nos ocurrió armar un proyecto que, sin demandar el desembolse de dinero que no tenemos, nos permitiera difundir la poesía que se hace en la Patagonia argentina.

El proyecto contó desde su inicio con la colaboración de los poetas Juan Carlos Moisés y Raúl Artola.

-Juan Carlos Moisés nos contextualizó un poco la idea en el panorama de las revistas que se hicieron y se hacen en el país. Nos dio datos y nos alentó. Por eso, entre otras cosas, es una especie de alma pater del proyecto, junto con Raúl Artola, director de El Camarote, una revista que inspira, y mucho, la idea de Peces del desierto”- afirma Jorge Maldonado.

 

Mano a mano

J.M. -La distribución es mano a mano. La parte de enviar por correo postal las plaquetas es la que más nos costó y está costando. Pesan más de 500 gramos los envíos para cada poeta por lo que no se puede enviar como carta sino como encomienda. Son más de 25 poetas  que viven fuera de Comodoro así que es una inversión que nunca podemos hacer fácilmente. Pedimos ayuda a la Universidad Nacional de la Patagonia con este tema.
Las plaquetas también se distribuyen en la ciudad en centros de promoción barrial y de salud, sedes vecinales, bibliotecas, y se entregan en mano en las presentaciones que son abiertas y gratuitas al público en general.

Poesía de extramuros

J.M. -La Peces se propone sacar la poesía de la Patagonia de los estantes de las bibliotecas personales y del mutismo de los estantes de las librerías, para llevarla a la calle, soltarle las amarras y derramar su fecundidad extramuros. Asimismo pretende fortalecer el encuentro y el diálogo de distintos poetas de la región con sus pares y con sus lectores próximos y posibles.
        

La máquina peces

- Peces del desierto nos sería posible sin los poetas y artistas visuales que colaboran y la hacen posible. Todos ellos son seres excepcionales. Quieren y pueden ser solidarios, en un mundo cada vez más individualista. Quieren y pueden reunirse, en un paisaje social cada vez más sectario; cuando el juego imperante es el de la inacción o la conformidad. A todos ellos les profesamos la mayor admiración y el mayor respeto. Asimismo es fundamental para el funcionamiento de la máquina Peces la ayuda de nuestra familia, difusores familiares y barriales de la idea, con quien disfrutamos del nacimiento y el crecimiento de la plaqueta-, afirman Tani y Andy, como los conocen sus más allegados, (que cada vez son más, por cierto).

Este desierto es un mar…

L.M.- Nuestra reivindicación del desierto, de la palabra, de su significado, no insiste ni confía en la idea del espacio vacante, vacío. Al contrario, nuestro desierto hace referencia a un hábitat, a un domicilio existencial, a un nosotros mismos.
Es un lugar lleno, con voces que lo modelan, lo convocan y evocan con lo que dicen y lo que callan. Pero no es la Comala de Rulfo, aunque nuestros muertos también nos hablen. Este desierto es nuestra casa. No es el paisaje for export que surcan las publicidades que festejan comerciales exotismos.

- Este desierto no es una superficie sino una profundidad. Es un mar. Por lo profundo, por lo intenso, por lo cambiante. Mareas de personas, de memorias, de vidas, de experiencias, de hablas y lenguas. De un lado a otro, furiosos o leves, nos movemos. Los peces de este desierto, múltiples y semejantes como somos, cultivamos la paradoja de la sed.

 

Pequeñas estampas

Al modo de pequeñas estampas, Luciana y Jorge contaron aspectos de las cuatro presentaciones. Experiencia y aprendizaje de este antiguo y nuevo hecho de hacer andar la poesía en comunidad.

Palabra que va y vuelve

- La primera presentación de la plaqueta de poesía “Peces del desierto” se realizó en la Asociación Portuguesa, de Comodoro Rivadavia el día sábado 22 de noviembre. Los poetas del número que participaron de la presentación fueron Jorge Maldonado, y Juan Carlos Moisés, quien, además de leer sus propios textos, presentó la plaqueta y desplegó algunas de sus significados en la comunidad.
- En esa ocasión nos acompañaron poco más de 50 personas-, recuerda Mellado.
- Aprendimos la importancia del nosotros en la palabra poética, palabra que proviene y vuelve a la comunidad, que la demanda y necesita.
- Ofrecimos a los asistentes, (transformados multiplicadores) plaquetas para repartir en asociaciones vecinales, salas periféricas, instituciones sociales, escuelas. Nosotros mismos, por nuestra parte, dejamos plaquetas en el Hospital Regional, en distintas Bibliotecas y, en la Esquina. Aprendimos a trabajar en equipo y la importancia de la horizontalidad.

Queremos escuchar más a los poetas

La segunda presentación de “Peces del desierto” se realizó en la Cámara de Comercio, de Comodoro Rivadavia, el sábado 20 de diciembre. Los poetas del número que asistieron fueron Raúl Artola, de Viedma; Martín Pérez, de Puerto Madryn; y Luciana Mellado.

- Leímos nuestros respectivos poemas incluidos en la plaqueta y Raúl leyó también algunos otros inéditos. Luego de la lectura, varias personas se acercaron para reclamarnos la brevedad de la presentación. - Queremos escuchar más a los poetas, nos dijeron.

- La voz poética interesa también en su carácter comunicativo, la palabra cara a cara tiene un valor primordial que debemos recordar y aprovechar. Aprendimos también que nos enriquecemos con la diversidad, que  la poesía marcha con distintos ritmos, con desiguales pasos, pero siempre quiere andar, como un animal que en el desierto busca el agua que el mismo lleva, amoroso o desesperado, en su vientre, en sus ojos-.

Un tendal de voces

- La tercera presentación de “Peces del desierto” se realizó en la Asociación Portuguesa, de Comodoro Rivadavia el día sábado 07 de marzo de 2009. Los poetas del número fueron Cristian Aliaga, de Comodoro; Jorge Spíndola, de Trelew; Claudia Sastre, de Puerto San Julián; y Fernanda Maciorowski, de Puerto Madryn.
- Ya concientes de la importancia que se le da a la palabra, cada uno de los poetas tuvo media hora para decir lo que se le plazca, además, por supuesto, de realizar una lectura de sus textos. 

- Nos acompañaron aproximadamente 80 personas. Fue el auditorio más plural de todos: gente de teatro, amigos de poesía urbana, músicos, referentes barriales, escritores, docentes, porteros, familias múltiples, alumnos de Letras, de artes, etc. Aprendimos que la pluralidad no siempre es indefinición, puede ser una forma de apertura y un modo de abrir el juego. 

 

La memoria de David Aracena

- La cuarta presentación se realizó el sábado 20 de junio de 2009, en la Escuela de Arte de Comodoro. Unas 120 personas acompañaron la presentación. Escritores, titiriteros, músicos y artistas audiovisuales participaron de la presentación de un nuevo  número de la plaqueta de poesía-.
Luciana Mellado y Andrés Maldonado coincidieron al afirmar que “esa sala llena demostró que Peces ha crecido en muy poco tiempo, no sólo en público, sino también en la participación de otros artistas en la propuesta".
Los poetas Marta Guerrero; el poeta y editor Rubén Gómez; y el poeta y periodista Sergio Pravaz, compartieron con el público poemas que integran el número cuatro y algunas obras inéditas. Guerrero acompañó la lectura de sus poemas, con anécdotas y homenajes. Así compartió con el público un escrito que recordó (no casualmente) el aporte del escritor local, David Aracena, y otro que recuperó una historia narrada por el cantautor, Patricio Cunningham.

En la presentación del Nº 4 de Peces del desierto participaron también docentes de Teatro de la Escuela de Arte que presentó la obra de títeres “Por el camino de Lecoq”. Natalia Salvador, Lucía Herrera, Natalia Arturo y Alfredo Gómez presentaron una obra donde la aborrecible "Vieja Miseria", es la protagonista.
Además se realizó la proyección de cortos audiovisuales de los estudiantes de Comunicación Audiovisual de la UNPSJB. El cierre estuvo a cargo del dúo “Como las huevas”, integrado por los músicos Daniel Reynoso y Diego Villaroel.

La plaqueta, además de convertirse en una publicación de difusión de poesía es una oportunidad para que artistas plásticos den a conocer sus trabajos. En el cuarto número presentan sus dibujos Agustín Huberty, Romina Santos, Nuria Bolzán, Alejandra Ferrada y Marisa Eylenstein. Todos sus trabajos fueron expuestos en el salón de ingreso al teatro.

 

 

Sobre este artículo

Publicado en Confines N° 21 Agosto de 2009

•Por Álvaro R. Urrutia
Bahía Blanca (Buenos Aires)
Especial para Confines - El extremo Sur

 

Agosto/Setiembre de 2009
2010 © Confines Arte y Cultura de la Patagonia| es una publicación de Editorial Revuelto Magallanes