Contra el silencio

•PorLaura Ross

___________________

 

El taller de poesía de Yo no fui se realiza en la Unidad Penitenciaria Nº 31 de Ezeiza (Buenos Aires, Argentina) desde el año
2002. Paralelamente se lleva a cabo un ciclo llamado Visitas, en el marco del cual se invita a poetas, cuya obra se ha leído en profundidad, a que visiten el taller y sean entrevistados por las participantes.
Algunos logros importantes de estos años fueron las dos ediciones de la Antología de poesía Yo no fui (Editorial Voy a salir y si me hiere un rayo) y los dos primeros festivales de poesía dentro de un penal, en los años 2005 y 2007.
Con los textos surgidos en el taller y entrevistas a los poetas que van de visita, también se hace la publicación periódica Fanzín 31. Además de la ironía que está a la vista, el nombre Yo no fui, tiene una lectura entre líneas: que estas mujeres no fueron silenciadas. Ahora, este mismo nombre reúne a un grupo de mujeres que se conocieron en el taller de poesía y que, a medida que fueron saliendo en libertad continuaron trabajando con sus docentes fuera de la cárcel. Hoy el grupo Yo no fui es una Asociación Civil y Cultural sin fines de Lucro y creó un programa de talleres artísticos y productivos y otras actividades culturales dentro y fuera  de los penales.
Yo no fui es una muestra de lo que estas mujeres lograron con esfuerzo construir y defender en el encierro: un puente con el afuera que las espera, una ventana para comunicarse con el exterior.
Unir lo que está separado, de eso se trata, de acercar la lejanía y preparar la salida.
“En esta instancia, donde se nos borran las palabras, en que lo ajeno es habitual, donde el agua de la memoria tiene pozos y no es natural un abrazo ni la relación con el dinero ni con el cuerpo, ya tener un libro en la mano es político. Conversar sobre lo leído es compartir nuevos discursos, y acceder a otros escritores es poder estar afuera por un rato.


 

 

Yo no fui

Poesía que rompe los muros

Las autoras de la selección de poemas que presentamos en esta edición son integrantes de los talleres de poesía de Yo no fui, que comenzaron en 2002. Uno de estos talleres se realiza desde entonces en la Unidad Penitenciaria Nº 31 de Ezeiza, y el otro se desarrolla fuera de la cárcel, con las mujeres que ya han recuperado su libertad.

Selección de Claudia Prado
Presentación de Laura Ross

Yo no fui es una asociación civil y cultural sin fines de lucro que trabaja en proyectos artísticos y productivos en los penales de mujeres de Ezeiza y las acompaña en el proceso de recuperación de la libertad. Como parte del proyecto, se lleva a cabo el ciclo Visitas, dentro del cual distintos poetas visitan el taller y son entrevistados por las participantes.
Entre los logros de los últimos años pueden destacarse las dos ediciones de la Antología de poesía Yo no fui (Editorial Voy a salir y si me hiere un rayo) y los primeros festivales de poesía realizados dentro de un penal, en los años 2005 y 2007. Además, concretaron la edición periódica de Fanzín 3], que incluye textos surgidos en el taller y entrevistas a los poetas. En la presentación que precede a los poemas, Laura Ross refuerza la ironía implícita del nombre elegido para el proyecto, pero enfatiza especialmente una lectura entre líneas: que estas mujeres no fueron silenciadas. Más información y contacto en el sitio www.proyectoyonofui.blogspot.com

............................................................................................................................................................

POEMAS
EL RAYO QUE NO CESA

•Selección de Claudia Prado

............................................................................................................................................................

 

LILIANA ABRERA

Me acuerdo del auto
sobre todo de la inercia
de estar estacionados.
De la tarde, ya incolora
y sus cálidos reflejos
que se hacían de noche.
Y de un pensamiento lejano
casi traidor,
que me rondaba, diciendo,
esto no puede durar.

***

Mirás una vez más
partir el mismo avión.
Apuesto que hasta sentís
el ruido de las hélices
la potencia del motor
cuando por la pista carretea.
Todo puedo verlo en tus ojos
sin que digas nada.
No importa. No hace falta.
Hace mucho que solo sos
el esqueleto de la nave.

***

Siguiendo tus pasos,
doblaré la esquina
por una de esas calles
que es tan tuya como mía.
Como quien alza la caña
tiraré de la cuerda
agriando
el espacio de los años
y te tendré, por fin,
frente a frente.
Pienso en la cara que pondrás
Cuando de golpe, me veas.
Me pregunto, si lo recordarás todo
si verás pasar la vida
frente a tus ojos.
En un presagio
De tu pálido final

............................................................................................................................................................

LIDIA RÍOS

Desmembrando el alma
en las piedras de un arroyo viejo
veré los mitos desnudarse
llenos de humo en el extremo firme.
Veré pájaros descargando sus gargantas
en vuelo raso sobre el polvo.
Veré las voces del clamor guardado
llegando en un golpe descompuesto.
Veré juntar el pie con la cabeza
cuando haya un segundo para detenerse.
Veré desde una torre para todo el mundo
tu cabeza desangrando el océano.

***

El polvo y el tiempo acumulados
se han ido fugando de tus ojos.
Por eso tu sonrisa cambió algo
en este invierno que ya no pasará
de un beso en un pétalo de hielo.
Compraste la muerte hacia el pasado
con humedad incrustada en los dedos
en remolinos que huyen del amor
a la estancia cruel del odio.

***

Al final de la segunda luna
mis manos no hacían nada
solo por un momento
como si no tuviera nombre
y no existiera mi historia
como si todo fuese este segundo
como si todo naciese en mis labios
como si todo muriese en mis brazos.
Al final de la segunda luna
más fuerte que la muerte y que la vida,
más sustancial que el mundo y su caos,
que nace y muere siempre donde empieza,
es estar como se está, como se siente
es más claro y más negro que decirlo,
que tratar de explicarlo,
por eso ya no sigo.
Es que es tremendo estar viva todavía.

............................................................................................................................................................

GABRIELA MEDINA

como la que mira
a través de una ventana
con sus ojos apagados
sin poder ver más allá
como la que suspira
por ver cómo pasa
la vida delante de ella
sin poder ver más allá
como la que intenta
retener con afán
algo que se le escapa
como agua entre sus manos
como la que ve a través
de otros ojos
las noches negras y eternas
deshecha entre el deseo y el mirar

***

como la que duerme
envuelta en sueños
de amor y locura
como la que escucha
el sonido de su voz
guiándolo a que endulce

sus oídos demoradores de palabras

............................................................................................................................................................

ANA ROSSEL

¡Qué distinta!
- dijo Ale.
Me miro
preocupada.
El espejo
me refleja la boca
túnel oscuro
mis ojos
velas apagadas.
Nada cambia,
espantapájaros
no asustan.
Están.

***

Voy camino a mi clase
llevo poemas viejos
en papeles manchados.
Miro a través del vidrio
y veo miles de historias,
personas, casas.
El trayecto es largo,
todo queda atrás.
Las luces se encienden.
Llego, tomamos mate.
Allá quedó la historia
de la señora de saco verde
que cruzó la calle sin mirar.

***

Esa sombra que devora
el color de mis sueños
acecha y los vuelve
ajados, viejos
como mi piel.
No quiero dormir
recorro las cuentas
de mi rosario iridiscente.
Camino las calles
mirando si alguien me mira.
¿Nadie se da cuenta?
Mis sueños no tienen color.
¿Les pasará lo mismo?
¿Será que no les importa?
como a mi cuaderno
de poemas viejos
perdidos en un cajón.

............................................................................................................................................................

PATRICIA ZUÑIGA

Con los nervios hechos polvo
esperando por ti, por una caricia, un abrazo
una palabra de amor.
Por las sombras estoy cubierta y la lluvia que no
cesa. Estás demorado.
Te necesito, eres mi rayito de sol,
Mi solcito.

............................................................................................................................................................

SANDRA LAURA GUZMÁN

que triste libertad en soledad
sin sinceridad con la sociedad
sin darte una oportunidad
sin ver la realidad
sin dar una posibilidad
que triste libertad
sin nadie en quien confiar
sin ninguna amabilidad
que será de esa libertad
llena de falsedad
sin ningua amistad
llena de marginalidad
sin encontrar una afinidad
que triste libertad
en esa oscuridad

............................................................................................................................................................

CARMEN  ORZA

Necesito hacer algo por mí
estoy en guerra conmigo,
contigo, con todo el mundo.
¿Por qué me pasa todo a mí?
Es muy fuerte este sentimiento
de injusticia, tanta superficialidad,
me asfixia, me duele.
No hay soluciones
hay recomendaciones.
Hay especialistas, psiquiatras.
¿De qué me sirve? De nada.
Mejor lloro, y continúo
la guerra.

............................................................................................................................................................

LAURA ROSS

Magreb

si camino
 puedo morir
si el tiempo avanza
mis horas se descuentan
quiero tanto apurar el reloj
mi alma está suspendida
y mi cabeza se desintegra
mientras tanto
mi cuerpo está liviano
el dolor no engorda

***

Tus pupilas

abocado
morado vino
tibieza en humo
se desprende
de tus pupilas
aire que quiero llenar
de tus palabras
de mis vibraciones y tus sonidos
música loca que tambalea mi piel

***

Cárcel

una lengua del pasado
me lame a veces
entre los dedos
no quiero dejarla
mi presente es tan poco
que de reducido
lo quiero todo
un instante
es más rico
que pasado y futuro
porque es lo único

***

Adela

Caminando encontré un árbol
que tiene frutas
con sabores ricos
caminando iba
tomando mate

***

Claudia

A mi lado un camino
¿A dónde llevará ese camino?
Lo transito en mi vehículo
con mis cabellos al viento
lo sigo
voy rápido
más y más
quiero saber
¿a dónde lleva ese camino?
pasando por pequeños vados
con paisajes tan hermosos
que no quiero dejar
ese camino sin fin.

............................................................................................................................................................

SHARIEL PAREDEZ

perdida
como volver
rumbos
equivocados
me lastimo
y te lastimo
largo camino
sin regreso
¿por qué?

............................................................................................................................................................

MARÍA REQUENA

a partir de un poema de Mirta Rosenberg
yo digo, yo soy como la
brisa que acaricia las hojas
y las envuelve lentamente
para dejarlas ir
yo digo, yo soy como el
pequeño pájaro que aprende
a volar y no se atreve a
salir del nido
yo digo, yo soy como la
lluvia que cae gota a gota
y después de la tormenta
desaparece

............................................................................................................................................................

OPHILIA GYASSE

zapato oh tú zapato
zapato roto cómo
se rompió el zapato
cuándo no sé
zapato hecho pedazos
roto y hermoso zapato
eres oh zapato
por qué eres zapato
hermoso a los pies
oh por qué estás roto
zapato por qué
roto zapato

............................................................................................................................................................

MYRIAM LÓPEZ  PEREYRA

Mis manos
recorren tu cuerpo
suave y
terso.
Llenas de gozo,
el corazón mío
al sentir tu piel
tan adentro
de repente jadeas
los dos somos uno
terminás y vuelvo
estoy aquí en este
espacio vacío
con tus recuerdos
es todo un rito
de amor
una ilusión un juego
de mi mente y yo.

............................................................................................................................................................

 

Sobre este artículo

Publicado en Confines N° 20 Julio de 2009

•Selección de Claudia Prado
•Presentación de Laura Ross
Especial para Confines - El extremo Sur

 

Julio/Agosto de 2009
2010 © Confines Arte y Cultura de la Patagonia| es una publicación de Editorial Revuelto Magallanes